¿Cómo hacer una propuesta de trabajo freelance efectiva?

Hacer una buena propuesta de trabajo es fundamental para obtener cualquier proyecto. Por esta razón, sea cual sea tu área de especialización, debes aprender a comunicarte con el cliente, llamar su atención, empatizar con él y finalmente convencerlo de que estás calificado.

Puede que como freelancer realices un trabajo impecable, tengas un currículum y un portafolio envidiable, y califiques mejor que nadie para un proyecto. Pero, si no tienes la capacidad de transmitirlo en tu propuesta de trabajo, tus probabilidades de ser contratado se reducen drásticamente.

4 Pasos para realizar una propuesta de trabajo

¡No seas tu propio enemigo! Bajo estas líneas te enseñaremos cómo hacer una propuesta de trabajo efectiva, que contenga toda la información que los clientes necesitan y demuestren todo tu potencial. ¡Comencemos!

1. ¡Investiga, analiza y luego actúa!

Lo primero que debes hacer antes de comenzar a elaborar una propuesta de trabajo, es investigar. Pero, ¿investigar qué? Debes recopilar toda la información posible del cliente y su empresa.

Datos como su nombre, el estilo de comunicación que usa, sus objetivos, sus frustraciones, entre otros, pueden ser muy útiles. ¿Y dónde consigues esa información? Pues, en algunos casos puede estar frente a tus ojos…

Algunos clientes son bastante específicos en la descripción de sus proyectos, así que bastará con leer detenidamente y analizar un poco lo descrito para entender todo.

Sin embargo, en otros casos no es tan sencillo, pues la descripción del proyecto es tan breve e inespecífica que no te dice absolutamente nada del cliente.

En esos casos en donde la descripción es muy imprecisa, debes convertirte en todo un Sherlock Holmes y tratar de investigar por otros medios. ¡Lo importante es tener información en la cual basarte para comenzar a redactar tu propuesta!

2. ¡Personaliza tu propuesta basándote en los datos recopilados!

Tu trabajo de investigación tiene un propósito y es conocer mejor al cliente. ¿Para qué? Para poder personalizar tu propuesta, atendiendo siempre a sus necesidades.

Conociendo bien al cliente eres capaz de determinar qué tono debes usar para comunicarte con él, cuáles son sus intereses, y qué es lo que necesita de ti.

De forma general, es recomendable usar un tono cercano en tus propuestas de trabajo, manteniendo el respeto y la profesionalidad, claro está.

Asimismo, se recomienda evitar el lenguaje técnico, pues no todos logran comprenderlo. Pero recuerda que eso también dependerá del cliente en cuestión.

Investigar datos de clientes
Observando datos recopilados

Si en la descripción del proyecto él o ella utilizan lenguaje técnico, entonces tú debes usarlo también para mantener cierta coherencia y que se entiendan mejor.

Ahora bien, luego de establecer cómo te comunicarás, es momento de empatizar. Para poder empatizar con el cliente, debes demostrarle que te interesa su proyecto, que entiendes lo que necesita y sabes cómo ayudarlo.

Asegúrate de dejarle claro que comprendes de qué trata su proyecto y cuáles son sus problemas actualmente. Sé proactivo y plantea soluciones a sus problemas, dale alternativas. Eso demostrará que estás comprometido con el proyecto y que tienes conocimientos y experiencia en el área.

3. Demuestra que estás calificado

Puede que con demostrar que estás comprometido y tienes buenas ideas baste para convencerlo. Pero las estadísticas sugieren que mostrarle al cliente algún trabajo similar al que necesita es bastante efectivo para conseguir la contratación.

Por ende, te recomendamos que busques entre los trabajos que has realizado para ver si alguno tiene características comunes con lo que busca el cliente. ¡Si tienes uno, genial! Es conveniente enviárselo.

¡Pero si no lo tienes no te preocupes! En ese caso, lo mejor es ser sincero, decirle que no has trabajado en algo similar, pero que estás dispuesto a aprender y poner a prueba tu versatilidad.

4. ¡Despídete con un hasta pronto y no con un adiós!

Al finalizar la propuesta asegúrate de no auto-descartarte poniendo una frase de despedida que no invita a seguir en contacto. Ejemplos de este tipo de despedida son «Adiós» o simplemente «Gracias por su tiempo».

Despídete invitando al cliente a aclarar sus dudas, a hacerte comentarios o a participar en una conversación que aún no termina. Por ejemplo:

Consejos para elaborar tu propuesta de trabajo

Siguiendo los 4 pasos anteriores ya tienes un plan para realizar una propuesta de trabajo muy buena. ¡Pero falta pulirla y afinar algunos detalles! Para mejorarla aún más ten en cuenta estos sencillos pero útiles tips.

El inicio es crucial

¡La primera impresión es muy importante! Saluda al cliente de forma profesional y utiliza su nombre para que de inmediato sienta la cercanía.

Además, procura que la mejor parte de la propuesta esté al inicio. Es decir, la parte en donde comentas tus ideas, las soluciones que propones y, posteriormente, le envías una muestra de tu trabajo.

Sé concreto, no te extiendas demasiado

Un error común es pensar que mientras más hablas, más convences. Pero no es así, procura ser conciso, recuerda que quien recibe tu propuesta puede ser alguien muy ocupado y quiere leer solo lo que realmente le interesa.

No hables mucho de ti

Evita hablar demasiado de ti mismo. Puedes comentar algunas de tus habilidades, pero no es necesario remarcarle al cliente todo tu currículum.

Lo que más le interesa de ti son las ideas que tienes para ayudarlo; si eso llama su atención, entonces él mismo se encargará luego de consultarte o investigar todo tu currículum, tus estudios, certificaciones, etc.

Redacta tu propuesta de proyecto de forma que la lectura sea agradable.

Intenta crear párrafos de 3 o 4 líneas máximo. Organiza bien el contenido de tu propuesta e incluso crea listas o enumeraciones en los sitios que sea posible. ¡Que a simple vista se vea algo conciso, ordenado y fácil de leer!

¡No olvides detallar cuál será el trabajo que harás y cuánto cobrarás por él!

Debes dejarle claro al cliente qué labores son las que ofreces y cuánto cobrarás por eso. Todo de forma ordenada, para que no haya malentendidos sobre tus responsabilidades.

¡No temas preguntar!

Pregunta cualquier duda que tengas, eso también demuestra interés en el proyecto.

¡Estás listo(a) para hacer una propuesta de trabajo freelance ganadora!

¿Te sientes capacitado para enviar ahora mismo una propuesta de trabajo? ¡Pero claro que lo estás! En Shalder podrás encontrar un modelo de propuesta de servicios profesionales que tiene todos los datos esenciales.

Nuestro mecanismo funciona de forma sencilla, en tan solo 3 pasos:

En nuestra plantilla podrás colocar la duración del proyecto (cuánto tardas en terminarlo), una descripción de tu propuesta (allí es donde debes aplicar nuestros consejos y lucirte) y por último el presupuesto detallado y general.

¿Qué esperas? ¡Comienza ahora mismo a poner en práctica lo aprendido, consigue nuevos trabajos y logra tu independencia laboral!

Autor:

Luis de Shalder

Publicado:

April 21, 2021

Contenido relacionado