4 características del mercado de competencia perfecta

¿Te imaginas un mundo en el que todos los vendedores y compradores del mundo estén satisfechos? Pues existe, pero solo teóricamente, y se conoce como «mercado de competencia perfecta».

Hoy te explicaremos de qué trata esta teoría, te daremos ejemplos para que la entiendas mejor y aclararemos si este es un modelo económico viable en la actualidad. ¡Comencemos!

¿Qué es la competencia perfecta?

Bien, como mencionamos, la competencia perfecta es una estructura de mercado teórica.

Es decir, es un caso hipotético de economía, en donde se cree que se podría alcanzar la perfección y lograr que tanto los productores como los consumidores de un producto salgan beneficiados, sin ser perjudicados o influenciados por otros miembros del mercado.

En este sistema el precio de un producto siempre se fija por oferta y demanda. Ni las empresas ni los consumidores tienen la capacidad de realizar acciones para modificar el precio del mismo.

Para que esto sea posible, el mercado de competencia perfecta debe tener sí o sí las 4 características que describiremos a continuación.

Características de la competencia perfecta con ejemplos

Equilibrio entre cantidad de productores y cantidad de consumidores

La primera característica del mercado de competencia perfecta es que hay muchas personas vendiendo un producto y muchas comprándolo.

Esto debe ser así para que la oferta y la demanda estén siempre igualadas o casi igualadas.

Ejemplo

¿Qué es lo que se logra con esto? Pues que una empresa no pueda alterar el valor de un producto en el mercado subiendo o bajando sus precios.

En ese caso, si algún productor decide elevar sus precios, simplemente no tendrá ventas, pues los consumidores comprarán en otra parte.

Y si disminuye sus precios, probablemente deba hacerlo por debajo del costo de producción, obteniendo solo pérdidas y yendo a la quiebra.

De igual forma, si un grupo de consumidores deciden realizar un boicot para reducir el precio de un producto, no influirá en nada. Pues aunque ellos no compren, habrá muchas más personas dispuestas a comprar.

Supongamos que en un pueblo hay 5 empresas productoras de queso y hay 100 habitantes. Es decir, en promedio, cada empresa le vende queso a 20 personas.

Todas las empresas venden su producto alrededor de los 3$ por kg. Pero una decide que ese precio es muy bajo, así que aumenta a 4$ el kg para afectar el mercado.

Lo que ocurre luego, por simple lógica, es que esas 20 personas que le compraban a esa empresa irán a comprar en alguna de las otras 4 empresas que siguen vendiendo a 3$ el kg.

En consecuencia, la compañía especuladora tendrá dos opciones: Reacomodar sus precios o ir a la quiebra.

Poca variación entre los productos ofrecidos

En la teoría dice que lo ideal es que aunque sean empresas diferentes las que lo producen, el producto debe ser el mismo, sin variaciones.

Sin embargo, eso es imposible. Por lo tanto, siendo un poco más realistas, lo ideal sería que de una empresa a otra el producto ofrecido no cambie mucho.

Esto debe ser así para que a los consumidores les sea indiferente comprarle a uno u otro productor.

Es decir, que en caso de que no estén de acuerdo con el precio, la atención u otra característica de una empresa, puedan comprarle a otra sin que sea un dilema, pues a fin de cuenta ambas ofrecen lo mismo.

Ejemplo

Imagina que todos los automóviles tuvieran las mismas características, independientemente de su fabricante. Misma velocidad, mismo tamaño, misma aceleración, etc.

Daría lo mismo comprar un Ferrari que comprar un Toyota, un Ford o un Lamborghini, ¿cierto? Así que reemplazar a cualquiera de estos fabricantes por otro sería una tarea sencilla. No notarías la diferencia entre uno y otro.

Información accesible y transparente sobre el producto

Otra característica de este mercado de competencia perfecta es que los productores deben ofrecer al público información transparente sobre el producto. Es decir, no pueden mentir u ocultar aspectos de lo que venden.

De esta forma, por mencionar un ejemplo, si una empresa reduce el precio del producto porque redujo el costo de producción utilizando materiales de baja calidad, debe informarle esto al público.

Así, los consumidores decidirán si quieren algo más barato pero con menor garantía, o algo con un precio un poco más alto pero hecho con materiales de calidad.

Ejemplo

Imagina que varias empresas venden teléfonos similares, todos con características casi idénticas, misma cámara, misma batería, etc.

Todos estos teléfonos tienen precios de entre 120$ y 125$. Pero de pronto una compañía ofrece el mismo teléfono mucho más económico, digamos que en 100$. Es lógico que los compradores prefieran el de 100$, ¿cierto?

Pero no es tan bueno como parece… El fabricante con teléfonos de 100$ es transparente con su público e informa que está usando materiales de baja calidad en sus dispositivos, que el armazón es de un material poco resistente, las baterías son más propensas a recalentarse, los cargadores se dañan fácil.

¿Ya no parece tan atractivo el celular de 100$ verdad? Pues allí radica la importancia de que las empresas ofrezcan información accesible y transparente al público.

Para las empresas es fácil entrar y salir del mercado

Por último, en el mercado de competencia perfecta no debe ser complicado entrar y salir del juego.

Es decir, las empresas no deberían invertir o perder mucho dinero para comenzar a producir un producto o para dejar de hacerlo.

Esto con el fin de que constantemente puedan ingresar nuevos competidores, pero que en caso de que no obtengan los resultados esperados, puedan salir sin tener pérdidas considerables.

Lo que fomenta la integración de nuevas empresas al mercado cuando hay incremento de la demanda, y, a la vez, que estas puedan salir fácilmente también cuando la demanda disminuya y los ingresos no sean los esperados.

Ejemplo

Imagina que incursionar en cualquier negocio sea viable para una gran cantidad de personas. Sin importar de qué mercado estamos hablando, imagina que incluso tú pudieras crear una empresa de venta de gas y petróleo, manufacturación de aeronaves, etc.

Si fuese así, sería casi imposible que una empresa monopolice un mercado, como ocurre actualmente con Facebook, por mencionar un ejemplo, que se ha adueñado casi en su totalidad del negocio de las redes sociales a nivel mundial.

¿Es posible un mercado de competencia perfecta?

¡La respuesta es no! Prácticamente todos los mercados son de competencia imperfecta. Por algo se dice que en los humanos no existe la perfección…

Sin embargo, sí existen mercados que se acercan bastante a la competencia perfecta.

Un ejemplo de esto es el mercado agrícola. Analicemos un poco cómo está este mercado y si cumple con las 4 características indispensables de una competencia perfecta:

1.- Equilibrio entre productores y consumidores

La mayor parte de los productos agrícolas son producidos por muchas empresas de diferentes tamaños.

De igual forma, son comprados por muchísimas personas. Por lo tanto, hay cierto equilibrio entre productores y consumidores, lo que hace que la oferta y demanda también esté equilibrada.

2.- Poca variación entre los productos ofrecidos

Si el mercado donde compras tus papas, zanahorias o tomates dejara de existir, crees que sería un golpe duro para ti... ¡Yo no lo creo!

Seguro podrías comprar estos productos en cualquier otro sitio sin problema alguno, pues la variación entre cada papa o zanahoria es mínima. Tal vez algunas sean más grandes, otras más frescas, pero en general varían muy poco según el productor.

3.- Información trasparente y accesible

Tal vez aquí este mercado no esté muy cerca de la perfección… Pues muchas granjas agrícolas utilizan fertilizantes y demás productos nocivos para reducir tiempos de cosecha y/o reducir costos de producción, y no son abiertos con su público al respecto.

Pero bueno, como mencionamos, el mercado de competencia perfecta es imposible. Así que 2 de 3 por ahora no está mal.

4.- Para las empresas es fácil salir y entrar del mercado

Si bien no es un negocio para todo el mundo, incursionar en la siembra de productos agrícolas no tiene demasiadas trabas.

Para comenzar, aunque sea con una siembra pequeña, no es una tarea en exceso complicada.

De igual manera, dejar de producir tampoco representa una gran pérdida de dinero.

Así que se podría decir que la producción agrícola tiene 3 de las 4 características fundamentales. Por lo tanto, es un ejemplo clásico del mercado de competencia casi perfecta.

¿Qué otro ejemplo conoces de un mercado que se acerque mucho a la competencia perfecta? ¡Usa los comentarios para compartirlo con nosotros!


Autor:

Sebastián de Shalder

Publicado:

August 24, 2021

Contenido relacionado